¿Qué hacer cuando un bebé no quiere comer? 7 remedios caseros efectivos

Una de las preocupaciones más frecuentes de los padres de niños pequeños es la falta de apetito a ciertos alimentos en particular o de manera general.

Si bien la alimentación de un bebé suele limitarse al biberón y papillas, el consumo óptimo de cada nutriente es esencial para mantener excelente salud.

No obstante, lidiar con este problema no debe ser una causa perdida, hay ciertas maneras fáciles de aplicar en la cocina para animar a probar bocados.

Acuda al pediatra

Antes de iniciar tomar el recetario de la abuela con consejos para alimentar a tu bebé, la mejor recomendación que pudieras recibir será consultar al pediatra. 

Más allá del sabor, el olor o los caprichos de un bebé, la falta de apetito, en algunos casos, puede deberse a un trastorno digestivo o de cualquier otra causa médica.

En este sentido, luego de dar un diagnóstico certero, en caso de que lo haya, lo ideal será seguir al pie de la letra las indicaciones que el médico dé para resolver.

Con respecto a cualquier modificación, como la preparación de remedios naturales, recetas recomendadas, entre otros, también se sugiere preguntar antes de tratar.

¿Por qué no quiere comer?

Comenzando por las razones más probables, muchos niños sienten asco o miedo a la sola idea de probar nuevas texturas, colores y alimentos cuyo olor les sean extraños.

Así mismo, incluso aunque se animen a probar el primer bocado, si les resultó desagradable, se trata de un precedente que recordarán incluso después de pasadas horas o días.

Por otra parte, existen razones muchos más puntuales a las cuáles se les debe prestar una atención especial para evitar o revertir más complicaciones que comprometan su salud.

1. Anemia

Puede ser una de las más frecuentes causas por definición al tratarse un déficit de hierro, un mineral esencial para su crecimiento, energía y nutrición en general.

Así mismo, la solución a este problema dependerá de una alimentación correctamente equilibrada, y en especial con un buen aporte de hierro en su composición.

2. Causas emocionales

Pese a que parezca un poco ajeno a la realidad, los trastornos emocionales son una realidad que puede afectar tanto a adultos como a niños desde muy corta edad.

Sumado a lo atípico, el entorno donde se desarrolle también puede jugar un papel fundamental en el proceso de una enfermedad medicable o reacciones hostiles.

3. Intolerancia

Generalmente se trata de una condición hereditaria y fácil de identificar porque su consecuencia regular se deriva en afecciones de tipo digestivo.

En este caso, se sugiere estudiar con precisión cuáles son los alimentos que rechaza para elaborar un plan de alimentación más coherente.

4. Parásitos

La parasitosis en niños es especialmente muy común ya que a esa edad suelen llevarse las manos y cualquier objeto a la boca.

Siguiendo la línea anterior, es importante consultarlo y diagnosticarlo ya que se trata de un trastorno de detección poco claro.

5. Otras enfermedades

Incluso después de descartar cualquiera de las enfermedades mencionadas, la recomendación de consultar al especialista permanece como la mejor opción.

La inapetencia en niños podría bien estar siendo causada por alguna otra enfermedad, o en el mejor de los casos, este podrá ofrecerte modos efectivos para mejorar.

Remedios caseros

Existen muchas recetas caseras que se pueden probar y en muchas casos hay prueba de que han funcionado e incluso son seguros.

Sin embargo, siempre es pertinente consultar al pediatra dado que al tratarse de un bebé sus estómagos pueden ser muy sensibles.

Así mismo, debe acotarse que en ningún sentido pueden usarse como sustitutos a la receta médica, solo como complemento.

Por otro lado, a continuación, vamos a enlistar siete métodos efectivos para remediar la inapetencia en niños que puedes hacer.

1. Recetas atractivas

Una técnica infalible para animar a los niños para comer es la de crear platos que visualmente les resulten atractivos: muchos colores, formas, etc.

Esta idea es especialmente ideal para incluir verduras y legumbres en su nutrición, ya que estas en sí mismas son variadas respecto a colores.

2. Digestión optimizada

Bajo una premisa similar, también es recomendable que investigues acerca de los alimentos y su composición para garantizarle una buena digestión.

Recuerda que los bebés tienen una excelente memoria selectiva, por tanto, la sugerencia es alimentos ligeros, frutas de muy buen sabor y carnes blandas.

3. Jugo de tomate

Si quiere una alternativa al vaso con agua que sea nutritiva, aporte muchos beneficios y seguro para la digestión de tu bebé, el jugo de tomate es una excelente opción.

Este vegetal es muy rico en vitaminas –A y C– minerales –magnesio, potasio, entre otros– y fibra. La suma de los tres además ayudará a mejorar el apetito prolongado.

4. Infusión de genciana

Cuando se trata de bebés no suele hablarse de las infusiones como un método médico comúnmente aplicable porque de por sí, sus sabores suelen serle adversos.

No obstante, ya que de remedios se trata, preparar té de esta planta para los niños puede ser una salvadora porque activará su apetito de manera inmediata.

5. Té de hojas de laurel

Otra opción similar son las hojas de laural para preparar un té y tomarlo previo a la comida o incluso al final, especialmente antes de dormir.

Esta planta en particular ayuda a abrir el apetito en los niños y además evitar problemas digestivos que estos pudieran causarle –acidez, irritación, etc.

6. Té de manzanilla

Al igual que con el jugo de tomate, la infusión de manzanilla puede ser un acompañante ideal para el desayuno –y se puede tomar frío.

La preparación de este té es efectiva para abrir el apetito hacia la próxima comida, de manera que el niño pueda disfrutarla y sanar.

7. Ejercicio físico

Si bien muchos prefieren las artes plásticas o escenográficas, animar al niño a practicar algún deporte o ejercitarse por diversión lo ayudara a gastar energía, pidiéndole ser alimentado.

Esta es una forma excelente para ayudarle a abrir el apetito, además de cultivar hábitos saludables que le serán de muchos beneficios en el resto de su vida mientras vaya creciendo.

Deja un comentario